La Misión de Santiago de Coras de Aiñiní fue fundada en el siglo XVIII, mediante la financiación del Marqués de Villapuente de la Peña y coordinada por el jesuita Ignacio María Napoli quien a su vez de encargo de convertir a los pericúes en católicos, quienes se revelaron y asesinaron al misionero.

La Misión fue establecida en el valle de los Coras (La civilización que habitaba la zona en esa época), por esta razón es que la Misión de Santiago lleva este nombre.