La Gastronomía de Baja California Sur es tradicional como única, surge de la fusión de culturas llegadas en la época de la colonia, los grupos prehispánicos y la sociedad de nuestros días.

Este mestizaje culinario, ha dado origen a gran variedad de dulces típicos que se pueden encontrar en comercios, generalmente estos negocios pertenecen a familias, que se han dedicado a preparalos de generación en generación. Uno de los lugares más populares se encuentra en la entrada a Todos Santos Pueblo Mágico, un lugar donde varios productores de dulces se juntan para comercializar sus productos.

La mayoría de estos dulces están elaborados de frutas que crecen en la región: mango, guayaba, pitahaya, papaya entre otros, convirtiéndolas en ricas conservas y mermeladas, que se pueden degustar con queso, sobre un pan, tortilla o con un vaso de leche helada. Hay gran variedad de dulces que no se elaboran con frutas, pero si con otros ingredientes como lo son: leche, azúcar y piloncillo conocida en la región como panocha de gajo obteniendo como resultado, deliciosos dulces como: melcocha y azorrillado.

Años atrás se hacia un dulce tradicional con la Biznaga, pero por ser una especia endémica de Baja California Sur, las autoridades prohibieron su consumo, con la finalidad de conservarla y no dañar la flora de la región. Aunque ya no se elabora este dulce, formó parte de la tradición culinaria sudcaliforniana