No hay que ir tan lejos si de observación de ballenas se trata, en La Poza es posible verlas a escasos metros de la playa. El agua de esta playa es tan profunda, que hace posible a las ballenas acercarse a la orilla, sin correr el riesgo de vararse.

La temporada donde es posible observarlas empieza en diciembre de cada año, ya que estos gigantes del mar pasarán el resto del invierno y darán a luz a sus pequeños ballenatos. Emprendiendo su camino de regreso a Alaska, los primeros días del mes de abril.

Ver a estos cetáceos tan cerca de la playa, retozando y lanzando chorros de agua es impresionante, pareciera que pronto saldrán del agua debido a la cercanía de la orilla.

Además la Poza es una playa preciosa con una laguna de agua dulce y palmares, que en conjunto crean un paisaje de oasis sudcaliforniano a la orilla del mar. De modo, que practicar la observación de ballenas desde este punto de la península es un verdadero lujo para la vista y excelente opción para todo aquel que no quiera subirse a una embarcación.

La observación de ballenas no tiene costo, la mejor hora del día durante la temporada es en la mañana, de esta forma el sol no esta tan fuerte. Cualquier persona tiene acceso a La Poza, por lo que esta actividad se convierte en una opción económica y muy divertida, para todos los visitantes.