Muchos se han preguntado por el origen del nombre de la legendaria península de Baja California, existen diversas teorías al respecto, lo que sí es un hecho es que a lo largo del tiempo el nombre ha ido evolucionando. El origen del nombre actual se remonta a la conquista española, cuando el temerario Hernán Cortés llegó a  la “California”, como fue llamada por Fernando de Alarcón, pensando que se trataba de una ínsula. Cabe mencionar que a pesar que a Cortés se le reconoce como conquistador  de la península, no fue el primer Europeo en arribar a estas tierras, antes había llegado Fortún Jimenez a quien Cortés había enviado, ya que tenía interés de conquistar un mayor número de territorios que su rival Nuño de Guzman,quien era favorito de la corona.

Los estudiosos de la historia de la California, aseguran que el nombre se deriva del libro “Las Sergas de Esplandían” (1510), novela medieval escrita por Garcí Ramírez de Montalvo, la cual relata las historias de la “Isla de California” en la que habitaban únicamente mujeres negras de divinas proporciones, gobernadas por la reina más noble de todas, Calafia. En esta época y por que todavía era muy reciente el descubrimiento de la California, se ignoraba que se tratase de una península, por lo que los marineros haciendo alusión a las Sergas y al gran cúmulo de coincidencias entre la literatura y la realidad decidieron nombrarla California .

Sabed que a la diestra mano de las Indias, vio una isla llamada California, muy llegada a la parte del paraíso terrenal, la cual fue poblada por mujeres negras…Ellas eran de valientes cuerpos y esforzados y ardientes corazones.. La ínsula en sí la más fuerte de las rocas y bravas peñas que en el mundo se hallaba; sus armas eran todas de oro…, que en toda la isla no había otro metal alguno…

Rodríguez de Montalvo, Garcí (1510)

Las Sergas de Esplandían (Sevilla, 1510) es la quinta novela de una serie sobre los caballeros medievales, narra la historia de Esplandían, hijo del Rey Amadis de Gaula y un grupo de caballeros Cristianos en su viaje de Constantinopla hasta California, siendo esta la novela donde se inmortalizo por vez primera la palabra California.

Durante esta época, se efectuaba la conquista española en el Nuevo Mundo y fue después del descubrimiento de este último que Las Sergas de Esplandían (Sevilla, 1510) estaban en boca de todos, era una novela tan popular que se había traducido en distintos idiomas, para que la misma pudiera ser distribuida en distintos reinos.

En esa época Hernán Cortés se encontraba en el Nuevo Mundo, había sido enviado desde España para llevar a cabo expediciones, en ese momento llegó a oídos de Cortés la siguiente noticia, quien inmediatamente la hizo llegar a España en una carta.

…y asimismo se trajo relación de los señores de la provincia de Cihuatán, que se afirma mucho haber una isla toda poblada de mujeres, sin varón alguno, y que en ciertos tiempos van de la tierra firme a hombres, con los cuales han acceso, y las quedan preñadas, si paren mujeres las guardan y si hombres, los echan de su compañía; y que esa isla esta a diez jornadas de esta provincia y que muchos han ido halla y la han visto. Dícenme asimismo que es muy rica de perlas y oro…

Cortés no tardo en ir en busca de dichas tierras y navegar el Mar del Sur, como se le llamaba en ese entonces al pacífico. Una vez habiendo llegado a la península de Baja California, haciendo alusión a la Sergas y presumiendo de tener conocimientos de Latín, dijo al llegar al puerto -Callida Formax – como reacción a la alta temperatura que sintió al tocar tierra, posteriormente esta frase se resumió en California, nombre que posteriormente fue dado por Fernando de Alarcón a la ínsula.

Después de este gran descubrimiento, se vino una etapa algo turbulenta para la península de California, hubieron distintos grupos tratando de invadirla y de dibujarla en el mapa como suya.

Surge la tendencia de dibujar a California como una isla a pesar que se sabía perfectamente que se trataba de una península. Esta tendencia duraría casi un siglo (1580 a 1680), ya que resultaba mucho más práctico para quienes quisieran apoderarse de ella.

Fue hasta finales del siglo XVII, que gracias a la llegada de los Jesuitas y al establecimiento de las misiones a lo largo de la península que se promovió la recuperación de la imagen peninsular de la California, así mismo en esta época se le llamo Las Carolinas, como parte del proyecto de los jesuitas en el cual pretendían rendir honores al Rey Carlos II, pero nunca se concreto, debido a la expulsión de este grupo católico.

Durante la época de los Jesuitas, la península de California fue dividida en dos territorios para hacer más fácil la diferenciación geográfica por lo que se dividió en La Baja California y la Alta California, ambas pertenecían a la Nueva España (actual México) desgraciadamente el territorio de la Alta California se perdió en la guerra de intervención estadounidense que duraría dos años de 1846 a 1848.

Finalmente La California al igual que muchas otras regiones del mundo ha sido víctima de la evolución de la lengua y renombrada en un gran número de ocasiones, sin embargo es importante recordar la historia y sobre todo conservar la belleza, misma belleza por la cual sintió gran admiración Cortés y que posteriormente inspirarían a Alarcón para llamarla California.

Texto:

Alejandra Ruiz San V.

Fuentes:
León Portilla, Miguel (2001), Cartografía y Crónicas de la Antigua California, México, D.F. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas.

http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras32/notas3/sec_5.html, Sin nombre (1993), México, D.F, Instituto Tecnológico Autónomo de México.

[/fusion_text]

Otros Titulares