Ubicada en La Calle Altamirano, justo a un lado del Museo Regional de Antropología e Historia de Baja California Sur, la Biblioteca Justo Sierra fue la cárcel de la ciudad por varias décadas.En 1939 fue abierta como biblioteca pública. Cuenta con todo tipo de libros y acogedoras instalaciones.