Instalado a un lado del Teatro Plaza Manuel Márquez de León, el majestuoso calendario azteca se exhibe como símbolo de unidad.

Este proyecto fue concretado en el año 2012 y dirigido por Donna Billick, quien con la finalidad de dejar un poco de su legado en la comunidad de Todos Santos, decidió demostrarle a todos los habitantes que la unidad hace la fuerza.

Decidió arrancar con este proyecto que representa: el trabajo en comunidad, una forma de replantear las relaciones personales y recordar las raíces del pueblo mexicano. Fue elaborado por las manos de los todosanteños: niños, jóvenes y adultos contribuyeron a que esta pieza de arte se llevara a cabo y ahora se ha convertido en el símbolo del pueblo.